37 agentes de pastoral asesinados en el mundo: saldo del 2009

Es el número más alto de los últimos diez años

En el año 2009 fueron asesinados 37 agentes de pastoral de la Iglesia católica en todo el mundo, según da a conocer la Agencia Fides mediante un documento titulado “Lista de los agentes pastorales, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, asesinados en el año 2009”.

En el texto se informa que de los agentes pastorales que han perdido la vida de modo violento durante los últimos 12 meses,  30 eran sacerdotes, 2 religiosas, 2 seminaristas y 3 voluntarios laicos. Esta cifra, que casi dobla a la de 2008, se convierte en la más alta de los últimos diez años.

El estudio de Fides no se refiere únicamente a los misioneros ad gentes en sentido estricto, sino a todos los agentes pastorales muertos de modo violento.

América bañada por la sangre…

En el análisis que se desprende del informe, por continentes, América posee el nada honroso primer lugar en el número de asesinatos con un número extremadamente elevado: “bañada por la sangre de 23 agentes pastorales” (18 sacerdotes, 2 seminaristas, 1 religiosa, 2 laicos), seguida por África, donde perdieron la vida de modo violento 9 sacerdotes, 1 religiosa y 1 laico; Asia, con 2 sacerdotes asesinados y finalmente por Europa, con un sacerdote asesinado.

En las pocas notas biográficas que el reporte de Fides aporta, se puede ver que la mayoría de ellos realizaba un intenso trabajo de promoción humana en zonas de alta necesidad. En la vida de “estos hermanos y hermanas” asesinados, “podemos leer la entrega generosa y sin condiciones a la gran causa del Evangelio, sin callar la limitación de la fragilidad humana: es esto lo que los ha unido en la vida y también en la muerte violenta”. “Algunos han sido víctimas de aquella violencia que estaban combatiendo o de la disponibilidad para ir en ayuda de los demás poniendo en segundo plano su propia seguridad”, puntualiza el informe.

También es de advertir que además del elenco de agentes de pastoral asesinados, deberá sumarse la “siempre larga lista de aquellas personas de las que quizás nunca se tendrá noticia y que sufren y pagan, incluso con la vida, su fe en Cristo”.

La muerte, germen fecundo de vida

El informe de Fides abre con palabras del Benedicto XVI, a propósito de la fiesta del protomártir San Esteban: “el testimonio de san Esteban, como el de los mártires cristianos, indica a nuestros contemporáneos, a menudo distraídos y desorientados, en quién deben poner su confianza para dar sentido a la vida. De hecho, el mártir es quien muere con la certeza de saberse amado por Dios y, sin anteponer nada al amor de Cristo, sabe que ha elegido la mejor parte. Configurándose plenamente a la muerte de Cristo, es consciente de que es germen fecundo de vida y abre en el mundo senderos de paz y de esperanza. Hoy, presentándonos al diácono san Esteban como modelo, la Iglesia nos indica asimismo que la acogida y el amor a los pobres es uno de los caminos privilegiados para vivir el Evangelio y testimoniar a los hombres de modo creíble el reino de Dios que viene”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s