Presenta el episcopado mexicano exhortación pastoral

El episcopado mexicano presentó este 15 de febrero la exhortación pastoral Que en Cristo nuestra paz, México tenga vida digna”, donde los obispos externan su preocupación por la situación de inseguridad y violencia que se vive en el país y ofrecen, desde su ministerio, una serie de medidas para hacerle frente.

En el documento, los pastores señalan que la situación social que ha venido viviendo el país en los últimos años es compleja y afecta la vida digna del pueblo de México; particularmente  esta situación se ha recrudecido el año pasado, “en el que los efectos de la crisis financiera global, la contingencia sanitaria, la sequía y la escalada de violencia provocada por el crimen organizado han puesto en evidencia la urgencia de conjuntar esfuerzos desde distintos campos de acción, para supera una situación de emergencia y crisis social que de no ser atendida de forma inmediata y por todos, amenaza con agudizarse”.

Crisis de legalidad, crisis moral

Los obispos de México son claros al indicar que esta realidad de inseguridad y violencia que padecemos requiere ser abordada “desde un enfoque de salud pública, que a partir de un serio diagnóstico, proponga líneas de acción en todos los ámbitos de la vida social, involucrando a las personas, a las familias y a todos los actores sociales y políticos”.

El documento puntualiza que las características que presenta la violencia causada por el crimen organizado en México y el hecho de que éstas se den en un pueblo como el nuestro,  lleva a identificar tres factores sobre los que urge intervenir: crisis de legalidad; ruptura del tejido social, crisis moral.

Iglesia constructora de paz

Después de hacer este análisis de la realidad nacional, los pastores se preguntan sobre cuál es el papel de la Iglesia en esta situación: La Iglesia en México debe dar una respuesta orgánica a la situación de inseguridad y violencia, desde lo que es propio de su misión: la construcción de la paz. En este sentido se propone como una referencia para inspirar en el corto, mediano y largo plazo, la acción evangelizadora, particularmente en el campo de la formación de las personas, de su conciencia y de su identidad cristiana.

El episcopado subraya que la solución a la realidad que vive México no puede esperarse sólo de quienes tienen responsabilidad en el gobierno. “La responsabilidad es de todos. Es necesario que la sociedad civil se consolide y asuma sus tareas desde la perspectiva de la responsabilidad social. La sociedad civil responsable está formada por ciudadanos que de manera personal o asociada establecen relaciones que dan vida al tejido social y base a una verdadera comunidad de personas y actúa desde la perspectiva del bien común por propia iniciativa, por responsabilidad cívica y ciudadana”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s