Entre la admiración y el vituperio: el sacerdote en la novela mexicana

“Las figuras sacerdotales que aparecen en importantes novelas de México siguen echando luz sobre un terreno de vivo interés para la opinión pública”: padre Juan Manuel Galaviz

El sacerdote mexicano Juan Manuel Galaviz Herrera, de la Sociedad de San Pablo (paulinos), escribió hace tres décadas una interesante serie sobre la figura del sacerdote a través la literatura mexicana; originalmente los artículos aparecieron en la revista Vida Pastoral que los paulinos editan en México.

Recientemente el padre Galaviz, consejero en el gobierno general de su congregación y con residencia en Roma, decidió actualizar aquel trabajo y presentarlo al público, con motivo del Año Sacerdotal que estamos viviendo.

Mientras hace los últimos arreglos para la publicación de un libro que recoge estos trabajos, el blog  “En la novela”  está publicando semanalmente cada uno de los capítulos, en tanto que en El Observador de la actualidad aparecerán breves reseñas de cada uno de los artículos, como una contribución a la reflexión sobre el ser y quehacer del sacerdote católico, en esta última fase del Año sacerdotal, que se clausurará el próximo 11 de junio.

Lo que el pueblo espera de sus ministros

“Las figuras sacerdotales que aparecen en importantes novelas de México siguen echando luz sobre un terreno de vivo interés para la opinión pública, en especial para los estudiosos de la cultura y de la sociedad mexicana; para los amantes de la literatura y para los agentes de pastoral”, señala el autor en la presentación de su trabajo.

“De algún modo esas figuras revelan lo que el pueblo espera de sus ministros, lo que sabe o ignora de ellos, lo que les critica o agradece, lo que les admira o reprueba de su conducta. Admiración o vituperio, pintura serena o caricatura polémica, se trata de figuras que tienen alguna relación, directa o indirecta, con la imagen real dada por el Sacerdote”, abunda el padre Galaviz.

En la serie, que consta de unos 20 capítulos e inicia con el padre Matías, de la novela Canek, de Ermilo Abreu Gómez, se reflexiona sobre el padre Rentería en Pedro Páramo de Juan Rulfo; el “hermano cura” en Navidad en las montañas de Ignacio Manuel Altamirano;  así como las figuras sacerdotales presentes en Los cristeros de J. Guadalupe De Anda; Héctor de Jorge Gram; El periquillo sarniento, de José Joaquín Fernández de Lizardi; La feria, de Juan José Arreola; Las buenas conciencias, de Carlos Fuentes; El luto humano, de José Revueltas; El agua envenenada, de Fernando Benítez; Al filo del agua, de Agustín Yáñez; El indio, de Gregorio López y Fuentes; además del “pater whisky” en El poder y la gloria de Graham Greene.

Pueden ingresar directamente al blog haciendo clic en el banner que se encuentra en la parte superior de este sitio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s