“El Señor también nos envía a evangelizar a los sordos”

Entrevista con Álvaro Córdova Mendoza, coordinador de intérpretes del Comité Promotor Nacional de la Pastoral de Sordos

El Comité Promotor Nacional (CPN) es un organismo nacional de coordinación, orientación, iluminación, animación, promoción y servicio de la Pastoral de Sordos. Su carácter es transitorio en vista de conformar la Pastoral Nacional de Sordos y lograr la aprobación de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). Su misión fundamental se orienta a velar por la formación espiritual y humana de sus miembros, mantener a la Pastoral de Sordos en fidelidad a la Iglesia y su magisterio, preservar la identidad y la unidad de las Comunidades Católicas de Sordos.

¿Por qué es necesaria una pastoral de sordos en México?

La realidad que viven los sordos está marcada por la discriminación (familiar, laboral, educativa, etc.) y por la falta de oportunidades, lo que los pone en una situación de marginación, vulnerabilidad y pobreza.

La encomienda de Nuestro Señor Jesucristo de llevar el Evangelio a toda creatura ha movido los corazones de agentes de pastoral, sacerdotes, laicos, para llevar este mensaje a las personas sordas que “hablan” una lengua diferente a la oral: la Lengua de Señas. De aquí la necesidad de compartir experiencias, materiales, cursos; se hace cada vez más imperativa para poder hacer un buen trabajo con esta comunidad.

¿Desde cuándo empezó a tomar forma esta pastoral a nivel nacional?

Inició cuando la Fundación Internacional para el Servicio de las Personas Sordas, dirigida por el arzobispo de Liverpool, Patrick Kelly, realizó una conferencia internacional en la Ciudad de México en 2003. Allí, sacerdotes, catequistas y laicos de nuestro país se conocieron e hicieron una reunión para tratar el proyecto de un trabajo a nivel nacional.

Como resultado de esto, el arzobispo Ulises Macías proporcionó un espacio en la reunión de la CEM en enero de 2004 para que un equipo realizara una presentación sobre este tema a los obispos mexicanos. Posteriormente algunos maestros de educación para sordos, que también se desempeñaban como catequistas, interpretes de misa y otros servicios encaminados a este sector, organizaron la primera reunión nacional en agosto de 2005, con el objetivo de compartir los esfuerzos que se realizaban a nivel nacional y conocer la realidad imperante.

¿Qué avances han tenido en el caminar de la pastoral de sordos?

Actualmente somos 18 comunidades de diversas provincias del país las que nos reunimos cada año para compartir experiencias. En mayo pasado se realizó en Guadalajara la primera reunión de traducción de las oraciones cristianas más comunes, con la finalidad de celebrar juntos en una misma oración, ya que el aislamiento y los regionalismo durante años hizo que cada comunidad tradujera e interpretara estas oraciones de manera diferente.

En 2008 durante la Primera Peregrinación Internacional de personas sordas al Vaticano, una joven mexicana fue seleccionada para dictar una conferencia.  En noviembre de 2009, miembros del equipo CPN asistieron a la Conferencia convocada por la Pontificia Pastoral de la Salud, con el tema “La vida de la persona Sorda en la Iglesia” donde se concluyó con recomendaciones importantes para los sordos católicos.

¿A qué dificultades se han enfrentado para consolidar esta pastoral orgánica?

No ha sido fácil consolidar la unidad, pues durante décadas muchas comunidades han trabajado de manera independiente y ha mostrado avances, a diferencia de otras que tienen poca experiencia y diferentes necesidades. La labor de acompañamiento es urgente, pero se ha visto muy limitada por las distancias y la falta de recursos; por eso hemos diseñado algunas estrategias para cumplir con esta función.

¿Cuáles son los principales retos que hoy en día enfrenta el CPN?

Actualmente estamos pidiendo a la CEM que designe un obispo encargado para esta pastoral. Hay que mencionar que monseñor  Faustino Armendáriz, obispo de Matamoros, es quien ha estado muy cerca de nuestros trabajos. También es importante formalizar los servicios que la Iglesia debe ofrecer a las personas sordas. Otro reto urgente es la capacitación de sacerdotes y seminaristas para la atención de los sordos.

¿Cómo ha sido la acogida de la Iglesia mexicana (obispos, sacerdotes, religiosos/as, laicos) a las propuestas de la Pastoral de sordos?

Se pretende dar la atención que se merece cualquier persona, considerando las limitaciones y las adecuaciones que deben hacerse para que los sordos convivan en la Iglesia en un ambiente de equidad y puedan disfrutar de las gracias que a través de ella se reciben. La Iglesia ha acogido la iniciativa con alegría y ganas de servir a estos hermanos que viven en marginación de diversos tipos, pero principalmente la comunicativa.

¿Hay  un verdadero protagonismo de los mismos sordos en este proceso pastoral?

Hoy en día quien nos preside es una señora sorda, Magdalena Esther Valero Weeke. El equipo está formado por 5 personas sordas y 4 oyentes. Se ha promovido este protagonismo de tal manera que hoy encontramos comunidades coordinadas por personas sordas, catequistas y ministros extraordinarios de la Eucaristía sordos, y una gran participación de ellos en misas ofrecidas especialmente para esta comunidad, donde los sacerdotes han tenido que aprender su lengua para poder transmitir la Palabra a través de una lengua totalmente visual.
Los oyentes, ¿cómo podemos colaborar con esta pastoral?

Primeramente aprendiendo su lengua y respetando su condición de ser una persona sorda, no como persona limitada sino como persona con un idioma y una cultura diferentes; considerando que son personas con un gran potencial y que pueden hacer cualquier cosa, todo lo que se propongan, menos oír.

Es importante reconocer que cuando un oyente ingresa a una comunidad de sordos debe recordar el día de Pentecostés, pues ahí se reunieron personas con diversos idiomas y se predicaron y entendieron las buenas nuevas de Dios; es decir, esta lengua visual también es un don y un gracia de Dios, por lo tanto cada quien puede solicitar al Espíritu Santo, y al mismo tiempo interceder por estas personas para que haya más trabajadores de esta, que también es viña del Señor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s