Educar para la paz, una tarea ineludible

Según el Observatorio de la Conflictividad Social, de la organización no gubernamental Servicios y Asesoría para la Paz (SERAPAZ),  la conflictividad social en nuestro país va en aumento, tanto en número como en intensidad.

La conflictividad social engloba todas aquellas disputas entre dos o más actores sociales que se da en un contexto determinado. Es una construcción social, diferenciada de la violencia; suele ser producto de un antagonismo o incompatibilidad entre dos o más partes y se expresa en una insatisfacción o desacuerdo sobre cosas diversas.

Usualmente los actores sociales creen tener la razón de lo que demandan y en muchas ocasiones están dispuestos a ir lejos por conseguir lo que buscan.  Si en un país no hay instrumentos para canalizar estas demandas, los conflictos se multiplican.  “Si las instituciones que procuran y administran justicia son obsoletas o corruptas, la población no cree más en ellas y busca otros caminos para hacer algo que ellos consideran justo.  Esto corre el riesgo de elevar la tensión y desembocar en violencia”, señala el director de SERAPAZ, Pablo Romo Cedano.

La mayoría de los conflictos sociales hunden sus raíces en la búsqueda de satisfactores económicos.  “La gente en este país se moviliza por recursos, por infraestructura y por defender sus tierras, territorios o recursos naturales. Un porcentaje elevado se ha movilizado por defender su trabajo o por mejorar las condiciones laborales.  En segundo lugar la gente se moviliza indignada contra la impunidad.  Asombrosamente son muchos los que se movilizan para demandar justicia. En tercer término las personas se movilizan y entran en conflicto por cuestiones de poder, es decir, asuntos de orden político”, señala la ONG.

Transformación positiva de conflictos

Con el afán de coadyuvar en la solución de la conflictividad social en México, SERAPAZ ha creado un espacio pedagógico, de encuentro y fortalecimiento de las capacidades para las organizaciones y actores sociales en el camino de la transformación de conflictos.

Esta experiencia educativa –llamada Escuela de Paz y Transformación Positiva de Conflictos y que se apoya en los métodos de la educación popular–, está diseñada como una propuesta pedagógica integral que facilita conocimientos, herramientas y experiencias en la construcción de paz. Fortalece capacidades en torno al análisis y diseño estratégico para la transformación positiva de conflictos; para la facilitación de procesos de diálogo, construcción de acuerdos, negociación, mediación; para la incidencia política y la construcción de acciones políticas no violentas”.

La propuesta pedagógica que plantea la escuela favorece un nuevo enfoque sobre el conflicto social y los procesos de transformación; busca el desarrollo de habilidades y herramientas específicas para los diversos procedimientos en la transformación productiva de conflictos y, ante todo, busca generar el cambio de actitudes.



 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s