El Episcopado Mexicano presenta carta pastoral sobre la educación en México

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) presentó el pasado 11 de septiembre el documento “Educar para una nueva sociedad”, que contiene reflexiones orientadoras sobre la educación en México, como un aporte crítico para hacer frente a la emergencia educativa por la que atraviesa el país; a la vez que exhorta a los actores sociales a sumarse a la mejora y fortalecimiento de esta tarea.

El documento, estructurado en cuatro partes, hace referencia a la problemática educativa que padece el país, y ofrece reflexiones y propuestas puntuales, fruto de la Asamblea Plenaria de los obispos mexicanos celebrada en noviembre de 2011, y de diversos encuentros con actores de la vida educativa y con expertos en el tema, según comentó Monseñor Alfonso Cortés, obispo de Cuernavaca y presidente de la Dimensión de Pastoral Educativa de la CEM.

 

Diagnóstico y desafíos

El documento hace una descripción de los rasgos característicos “del desafío educativo mexicano y del tipo de sociedad que nos encontramos construyendo”. Destacan los obispos que el cambio de época que nos ha tocado vivir “es difícil de comprender” debido a la complejidad que entraña, y que ha llevado al ser humano a “interpretarse” desde criterios económicos egoístas y pragmáticos.

Una parte medular del documento incluye un diagnóstico, “que no pretende ser exhaustivo, pero sí agudo, de los problemas que hoy pueden caracterizar la situación de la educación en México como una verdadera emergencia; y que a diferencia de otros informes y análisis en materia educativa, la Iglesia no brinda una respuesta técnica, sino pastoral, que afirme las razones para una verdadera esperanza, no ultra terrena sino aquí,  para encontrar nuevos caminos que permitan hacer que los procesos educativos formales y no formales, adquieran un nuevo rostro”, señaló el Dr. Rodrigo Guerra, director del Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV).

Durante la presentación del documento, el sacerdote Mario Ángel Flores Ramos, Rector de la Universidad Pontificia de México, comentó que “debido a las humillaciones cosmogónicas, biológicas y psicológicas que han dibujado en la realidad humana algunas corrientes del pensamiento surgidas en el siglo XIX, se ensombreció la centralidad del ser humano y su dignidad superior y ulterior creando un pesimismo desproporcionado de nuestra realidad. Así, la propuesta educativa debe recuperar la razón antropológica del concepto educativo al servicio e interés del ser humano”.

Por su parte, la Dra. Sylvia Irene Schmelkes, Directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, consideró el documento como un llamado oportuno ante la emergencia educativa en el país, y lamentó que la educación en México tenga graves problemas de calidad y desigualdad, incluso, señaló, “hay entre los jóvenes una falta de valoración positiva a la escuela”. Esta situación, “más el aprendizaje moral de los jóvenes en las calles y con compañeros del crimen o con medios de comunicación carentes de códigos éticos, no logra consolidar las certezas sociales y humanizantes que las nuevas generaciones necesitan mientras que las certezas de los mayores se derrumban vertiginosamente”, concluyó.

 

Tareas y compromisos

Los obispos mexicanos  afirman en el documento que los desafíos presentes en la situación educativa atañen también a los católicos, no sólo al interior de los espacios eclesiales, sino en aquellos espacios sociales donde están llamados a dar testimonio de su fe. Y a todos los involucrados en los procesos educativos les invitan a no quedarse en “justificaciones e inacciones: o actuamos ahora, o las próximas generaciones nos lo van a reclamar con vehemencia y acritud. Quienes seguimos a Jesús, aún en este difícil escenario, proclamamos que hay esperanza”.

“Para enfrentar la emergencia educativa, es indispensable crear alianzas, tejer redes y despertar sinergias entre familia, escuela, empresarios, gobernantes, medios de comunicación e Iglesia. Estas sinergias serán provechosas en la medida en que se coloquen al servicio del crecimiento de la persona humana y sus exigencias objetivas de desarrollo”, plantea el documento.

Al respecto, el Episcopado Mexicano, propone diez acciones concretas para lograr que la educación logre su fin fundamental de formar auténticos seres humanos: “recuperar la centralidad de la persona; asegurar una educación integral y de calidad para todos; educar en la verdad y la libertad para promover la paz; reconocer el papel fundamental de la familia; hacer de toda instancia eclesial y de toda acción pastoral un servicio educativo; lograr que la escuela y los maestros encuentren caminos para el cumplimiento de su misión; propiciar que los medios de comunicación sean instrumentos y no fines; promover la colaboración de gobierno y sociedad para una nueva acción educativa; formar a los formadores y; mirar a Cristo y a María como sentido de plenitud del proyecto educativo de la Iglesia”.

 

 

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “El Episcopado Mexicano presenta carta pastoral sobre la educación en México

  1. ES FUNDAMENTA QUE LAS DIEZ ACCIONES SE ESTRUCTURAREN COMO POLÍTICAS DE ESTADO DENTRO DEL ÁMBITO EDUCATIVO, PARA QUE TENGAN UN IMPACTO POSITIVO EN LA COMUNIDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s